El Lince Ibérico

El Lince Ibérico

Descripción General del Proyecto Andaluz para la Conservación del Lince Ibérico:

El proyecto de trabajo con el lince ibérico en Andalucía ha sido cofinanciado con la herramienta LIFE de la Unión Europea. Todos los LIFE asignados para la especie en Andalucía han sido auspiciados por la Junta de Andalucía y la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio.

El primero de ellos se empezó en el año 2002, con el establecimiento del análisis y diagnostico de situación de la población del lince ibérico en Andalucía. Tras ese análisis en el que solo quedaban aproximadamente 100 ejemplares en libertad en todo el mundo, se establecen los criterios necesarios para su conservación y recuperación.

Dentro del programa se contempla el desarrollo de la cría en cautividad que es ejecutada por el Ministerio de Medio Ambiente, pero en perfecta sincronía con las acciones autonómicas de conservación en el medio de la especie.

Una vez realizado el diagnostico inicial de conservación de las únicas zonas donde quedaban linces ibéricos, se pasa a la acción de recuperar alguna de las poblaciones desaparecidas a finales de los 80 y 90 del siglo XX.

Una de estas áreas elegidas es la zona en la que nos encontramos: el área de Guadálmellato en Córdoba. Esta zona geográfica andaluza pasa a ser la primera zona de reintroducción mundial del felino más amenazado del planeta. Se ensaya por primera vez en el municipio de Villafranca de Córdoba, la experiencia de reintroducir individuos silvestres traslocados de otras zonas geográficas (Cardeña, Andujar y Doñana), así como utilizar individuos de cría en cautividad.

Los criterios generales para seleccionar la zona del Guadálmellato como zona de reintroducción lincera pasan por:

-Mantener una alta densidad de la presa base del lince ibérico, el conejo.

-Disponer de un alto porcentaje de aceptación de la ciudadanía para el proyecto de reintroducción.

-Ser una zona de interés para la expansión y crecimiento de las poblaciones más cercanas de linces ibéricos: Cardeña-Montoro y Andujar.

-Disponer de las suficientes figuras de protección del territorio para la ejecución de proyectos LIFE (Lugares de Interés Comunitario, Parques Periurbanos, etc).

Los últimos avistamientos de linces ibéricos antes de la puesta en marcha de la reintroducción fueron a mediados de los 90. Desde el año 2009 en el que se empezó esta parte del proyecto hasta hoy día existen aproximadamente establecidos en la zona unos 60 linces.